Alberto, qué podemos decir de tí!, además de gran persona, excelente paciente.
Empezamos nuestra relación allá por el 2015, hemos ido como las hormiguitas, poquito a poquito, y con mucha paciencia, hemos conseguido algo maravilloso.

Hemos combinado distintos tipos de tratamientos. Los más simples: obturaciones. Y más complejos, como implantes y prótesis para recuperar tanto la estética como la funcionalidad.

¡¡El resultado ha sido excelente!!

A veces nuestros objetivos van cambiando a medida que vamos viendo los resultados que obtenemos. Este caso ha sido una demostración de como pasito a pasito se puede ir perdiendo ese «miedo al dentista» y mejorar la salud dental, la sonrisa y todo lo que nos propongamos!!

Solo tenemos palabras de agradecimiento para personas que como Alberto, hacen que intentemos superarnos día a día.

Muchísimas gracias por confiar en nosotros.