«Cada sonrisa te hace un día más joven»

¡Eso es lo que le pasa a Cristina!. Todos los días la vemos pasar al cole, a llevar a su niña, de vuelta a casa… Siempre contenta y de buen humor.

Pero un sía por otro, iba aplazando el buscar una solución a uno de los problemas que más le preocupaba: «su sonrisa». Así que decidió entrar.

Debido a varias ausencias y tratamientos antiguos, decidimos rehabilitar con coronas de cerámica y devolverle sus ganas de sonreír.

Gracias a este tratamiento de coronas dentales conseguimos recuperar la estética y la función masticatoria.

Primero realizamos una limpieza y los tratamientos necesarios en los dientes. A continuación colocamos unos provisionales. Esto nos permite ir modificando la forma de los dientes hasta conseguir que nuestra paciente diga «perfecto». En ese momento le trasladamos todas las peticiones de la paciente al laboratorio protésisco.
En unos días llegan las coronas definitivas y en una última cita colocamos el trabajo de forma definitiva.

Ya sólo nos quedan las recomendaciones de higiene especificas para este tratamiento y programar cita para revisión en unos meses.

Ha sido un tratamiento complejo, dada la exigencia de un tratamiento tan estético, pero gracias al trabajo de nuestros profesionales y gran colaboración de nuestra amiga Cristina, nos ha quedado un trabajo espectacular.

Con gente así da gusto trabajar
Muchas gracias Cristina.